Salimos después del covid19-Primera salida

Ya toca desescalar y por fin podemos salir a hacer lo que más nos gusta, salir a sacar fotos y disfrutar de los paisajes, aunque sea en nuestra provincia (esperemos que dentro de poco por toda Euskadi y pronto mas zonas).

Y que provincia!!!  No me puedo quejar,  ya que por suerte tenemos todo lo que un fotógrafo de paisaje puede desear, costas espectaculares, montañas brutales y bosques que quitan el hipo con hayas ancestrales.

Primer día que salí ha sacar fotos decidí ir cerquita de casa apenas 9 Km de casa esta el monte Oiz y después de mirar el tipo de nubes que tendría al amanecer, me desperté a las 5:00 y salí hacia el monte Oiz, con la esperanza de que la predicción que había mirado fuera cierta.

Aparque el coche, me coloque la mochila y una braga para taparme la cara ya que hacia muchísimo viento y emprendí el camino, salude a unos caballos que suelen estar en la zona (si estoy un poco mal de la cabeza, pero todo me parecía fascinante después de 2 meses sin salir). llegue a la zona donde iba a sacar las fotos y estuve unos minutos mirando encuadres y me puse al lio.

 

El amanecer me saco una sonrisa de oreja a oreja ya que tenia una gran masa de nubes medias y el horizonte estaba despejado, era buena señal…  y asi fue, trate de captar tanto el amanecer tan brutal como la primavera y el verde que nos rodeaba.

 

Como extra, mientras miraba otros encuadres, a lo lejos, vi una bandada de buitres que se acercaban, asi que rápidamente cambie de objetivo y con el 70-200 empece a disparar y gritándoles si podían bajar a la zona de color del horizonte (como si fueran a hacerme caso jejeje) pero cual fue mi sorpresa, que uno de los ejemplares, parece que me entendió y se puso en el lugar correcto.

 

Después de ver el gran espectáculo que me brindo el primer amanecer, emprendí la bajada del monte Oiz y me pare ya que las nieblas empezaban a levantarse y este árbol solitario me daba un encuadre muy bonito con todo lo que se veía por detrás y decidí hacer alguna foto.

 

Cuando baje, decidí aprovechar la mañana, ya que como amanece tan temprano hay tiempo de sobra, asi que me acerque a Urkiola a ver como estaba, aunque no tube suerte de coger niebla, necesitaba ver el bosque en plenitud primaveral, con esos verdes tan llamativos,  me acerque a una de las zonas mas fáciles de llegar, La carbonera y lo hice pensando que es una zona a la que el sol le cuesta entrar ya que esta bastante baja respecto a otras zonas y al estar rodeada de monte pues el sol no entraría tan fuerte.

 

Espero que mi pequeña aventura del primer día de desescalada fotográfica, os haya gustado, si es así deja algún comentario.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *